jueves, 25 de mayo de 2017

Si no Veta no Voto - Por José D´Angelo Rodríguez



María Eugenia Vidal metió una GRIETA entre los votantes de Cambiemos que confiaban que con Macri “se acababa el curro en Derechos Humanos”.

Y lo ha hecho con la ABSURDA, DEMAGOGICA y ESTRAFALARIA ley – por decir lo menos – que obliga a los funcionarios provinciales a decir, escribir y pensar que los “desaparecidos” son 30.000. Ni el kirchnerismo se atrevió a tanto.

LOS DESAPARECIDOS NO SON 30.000 O ALGUIEN OCULTA 23.000 NOMBRES.
Según los registros oficiales hechos por el gobierno K, durante 12 años, y con “la fuente permanente” del “Equipo de Antropología Forense”, la “Asociación de Ex Detenidos – Desaparecidos” y la “Asociación Abuelas de Plaza de Mayo” LOS DESAPARECIDOS SON 7.098.
Ver: http://www.jus.gob.ar/…/2._anexo_i___listado_de_v_ctimas_de…
y
http://www.jus.gob.ar/…/2._anexo_i___listado_de_v_ctimas_de…
Entonces ¿Quién oculta el nombre de 23.000 personas? ¿Estos desaparecidos desaparecidos, en 30 años, ¿no tienen UN SOLO FAMILIAR, un “compañero de militancia”, una organización a la que hayan pertenecido? ¿NADIE puede aportar NADA?

La gobernadora que se rindió al “relato” de la “memoria” ¿SABE LOS NOMBRES PARA OBLIGAR A AFIRMAR QUE SON 30.000?

Esta decisión grotesca, extravagante, inadmisible, irracional, ilógica y desatinada, ingresa a la historia de las peores cosas que tiene que soportar nuestra sociedad, nuestro país. COMO SI MAÑANA A ALGUIEN SE LE OCURRIESE DECIR QUE LOS RATONES SON MAS GRANDES QUE LOS ELEFANTES Y NOS OBLIGARA A PENSAR ASI. 
Por favor, que, además, alguien les avise que, si aparecen COBRAN $5.000.000.-
Desde 1994 hasta 2015 se pagaron más de 3.000 millones de dólares en indemnizaciones por “desaparecidos y muertos por el Estado” (7.907 casos) y por haber estado detenidos (11.734 casos) y todavía los argentinos no sabemos a quién se le pagó y que funcionarios y estudios de abogados intervinieron en estos trámites.

En este asunto, en el “curro en Derechos Humanos”, ¿cambió algo con Cambiemos?
CONOCE LA MÁS SERIA INVESTIGACIÓN ESCRITA HASTA AHORA SOBRE LOS DESAPARECIDOS Y EL “CURRO” EN DERECHOS HUMANOS.
Lee una síntesis del libro en
http://mentirastusmuertos.com.ar/sinopsis/
¿Qué dijeron sobre el libro?
http://www.lanacion.com.ar/1809695-reparar-no-es-tergiversar
¿Adónde comprarlo?
http://mentirastusmuertos.com.ar/dónde-comprarlo/
¿Cómo hago para recibirlo en mi domicilio, un 40% más barato que en Librerías? Escribí a eltatuediciones@gmail.com

martes, 23 de mayo de 2017

Las Vinculaciones de Montoneros con el Terrorismo Islámico

En momentos en que el mundo se conmueve y condena el atentado terrorista en Manchester, resulta adecuado recordar las vinculaciones de Montoneros con el Terrorismo Islámico.



En el profusamente difundido libro de Marcelo Larraquy: “Fuimos soldados – Historia secreta de la contraofensiva montonera”, hay decenas de citas que demuestran la estrecha cooperación entre Montoneros, el Líbano y la OLP, en ambas direcciones; es decir, tanto para la comisión de actos terroristas en la Argentina como contra blancos israelíes.

La colaboración llegaba a tal punto que los Montoneros recibían instrucción militar y contaban con campos de entrenamiento en el Líbano y, por su lado, montaron allí –con tecnología y asistencia tecnológica propia- una fábrica de explosivos plásticos (que, naturalmente, estaban destinados a cometer atentados en Israel y contra blancos judíos en el mundo).

Así, el libro citado describe que “Mendizábal [miembro de la conducción montonera] acababa de hacer pública la alianza entre Montoneros y la OLP en una conferencia de prensa en Beirut. La revista Cambio/16 había recogido el tema en un artículo. Allí Mendizábal revelaba que había instalado una fábrica de explosivos plásticos al servicio de la OLP y los árabes pusieron sus instructores militares para los montoneros que comenzaban a entrenarse en El Líbano”.

Más adelante, se confirma este acuerdo con algunos detalles más:

“Montoneros se estableció en Beirut en el año 1977, después de cuatro años de relaciones con la Organización de Liberación Palestina (OLP). Al principio fueron contactos políticos con un delegado palestino en Europa, luego se firmaron acuerdos de logística, documentación y transporte de armas. Finalmente la cooperación mutua se hizo pública en mayo de 1977 cuando el líder árabe Yasser Arafat recibió en Beirut a los comandantes Mario Firmenich y Fernando Vaca Narvaja. Montoneros, que sumaba el apoyo internacional de partidos y organizaciones socialdemócratas y de izquierda, presentó la foto como una victoria política.
“El acuerdo con los árabes tenía una cláusula secreta: su aspecto militar. La OLP, a través de su fracción interna Al Fatah, ofrecía campos de entrenamiento, instructores militares y misiles RPG7, entre otros armamentos. Montoneros, por su parte, instalaría en el sur del Líbano una fábrica de explosivos plásticos cuya producción quedaría bajo el mando de un técnico argentino, un ingeniero químico que contaba con un doctorado en explosivos en el exterior. A un año y medio de la firma, en septiembre de 1978, los acuerdos se estaban cumpliendo…”


Esto significa que los miembros de la organización Montoneros son responsables no sólo por los crímenes cometidos en la Argentina sino también por muchos de los crímenes que las organizaciones terroristas islámicas hubieran cometido en el exterior contra objetivos israelíes o estadounidenses, con explosivos fabricados por ellos y con conocimiento expreso de los fines a los que esos explosivos estarían destinados.

Abundan las referencias al apoyo de Estados extranjeros de Oriente Medio:
“Las tropas de Infantería vivieron en forma clandestina durante tres meses en Buenos Aires diseñando las acciones militares que luego llevarían a cabo, pero antes se habían instruido durante otros tres meses en Medio Oriente. Había tres bases de entrenamiento, dos en El Líbano y otra en Siria, para la preparación de tres pelotones. Una de las bases estaba ubicada en Damour, una aldea a 24 kilómetros al sur de Beirut, situado sobre una costa rocosa del mar Mediterráneo, que había sido ocupada por los palestinos en 1976, después de desalojar a los cristianos.(…)
Después, en la casa o fuera de ella, dos instructores árabes que hablaban inglés –y un montonero que con la ayuda de un diccionario traducía sus palabras al español- los interiorizaban sobre el armado, uso y manipulación de explosivos, les enseñaban a proteger las posiciones y a ensayar los desplazamientos adecuados para tomar un territorio…”

En otras partes del mismo libro:
“Durante 1979, el Departamento de Logística y Personal [de Montoneros] había continuado con el reclutamiento de combatientes en México y Madrid para enviarlos hacia El Líbano”.
(…)
“…Su hijo Gustavo, de 18, que se había entrenado en El Líbano, era correo internacional de la Conducción. Viajaba por Europa llevando documentos y pasaportes.” 
(…)
“…Laura viajaría al Líbano para hacer la instrucción militar y luego volvería a la Argentina con las Tropas Especiales de Infantería (TEI).”

lunes, 15 de mayo de 2017

Terrorismo de Estado Vs. Terrorismo Privado ¿Cuál es más aberrante? Por Pedro Rafael Mercado

Hay determinados argumentos que a fuerza de repetición se terminan instalando en la sociedad. Y de alguna manera terminan condicionando todo lo que se dice en la materia. A tal punto que uno termina sintiéndose casi un hereje por tan sólo intentar cuestionar su validez. Se afirma, como si tratara de una verdad revelada, que no pueden compararse los “crímenes” cometidos desde el estado, con aquellos “delitos” cometidos por las organizaciones terroristas. Que una cosa sería el terrorismo de estado y otra el terrorismo efectuado por organizaciones privadas.
Y me lo repitieron tantas veces, que sin pensarlo mucho lo terminé aceptando. No me atrevía a caer en la herejía de cuestionar su validez. Pero la indignación que tengo por estas horas, ante tanta hipocresía frente al 2x1, me ha llevado a dar el salto y a preguntarme abiertamente si realmente resulta más aberrante el presunto delito de un agente del estado, en comparación con un delito similar de los particulares.
Y no me refiero a la categorización jurídica. Está más que claro que, en términos legales, son tan delitos de lesa humanidad los crímenes cometidos por un estado, como los atribuibles a una organización de naturaleza privada, cuente o no cuente con la apoyatura estatal. Salvo para los tribunales de Argentina, que aplican pero no leen el Estatuto de Roma, para el resto del mundo, esta cuestión no ofrece mayores diferencias.
Yo quiero referirme a la valoración moral y social de estos hechos. ¿Son siempre más aberrantes los crímenes cometidos por una fuerza estatal? Imaginemos el siguiente escenario, que seguramente nunca pasó en Argentina. Un grupo de jóvenes idealistas, enojados con la política económica de un gobierno, coloca una carga explosiva en el domicilio de una familia, cuyo titular es funcionario de segunda línea de un ministerio del estado. Para asegurarse de que nadie logre escapar de la explosión, un grupo de estos buenos muchachos, con armas automáticas, toma posición para evitar que nadie pueda salir de la vivienda. “Hay que matarlos a todos, en nombre de la revolución”. Y la explosión se produce… y la casa se desploma con toda la Flia dentro. Hay algunos muertos, varios heridos, y los jóvenes idealistas levantan la copa para celebrar.
Imaginemos que un operativo del estado persigue a los delincuentes y después de un intercambio de disparos, cuando los jóvenes idealistas se sienten atrapados, levantan las manos y exigen un trato humanitario. Imaginemos que algunos uniformados, cansados de enterrar camaradas y familiares de camaradas, deciden hacer justicia por su cuenta y se olvidan de la bandera blanca, quitando la vida de los delincuentes.
Sin lugar a dudas que la reacción es desmedida y condenable. Pero ¿Cuál de los crímenes es más aberrante? ¿Cuál de los delitos merece una condena moral y social más grave? ¿El soldado que se excedió en la aplicación de la fuerza o el terrorista que atentó contra la vida de una familia indefensa?.
O dicho en forma poética, como Sor Juana Inés de la Cruz:
“¿O quién es más de culpar, aunque los dos el mal hagan?
¿El que peca por la paga, o el que paga por pecar?”
Tal vez la sociedad tenga que revisar, algún día, muchos de los mitos que la mentira organizada hizo internalizar en la conciencia de los argentinos.
Pedro Rafael Mercado
My (R) Ejército Argentino

domingo, 14 de mayo de 2017

CECILIA PANDO VIOLENTO DEBATE EN AMERICA 24

http://kbimages.blogspot.com/url-code.jpg

Reportaje a un veterano de Malvinas

http://kbimages.blogspot.com/url-code.jpg